Servicios

Rutas por las Sierras de Albarracín
7 Itinerarios con más de 30 excursiones

La Sierra de Albarracín se abre ante nosotros como un mosaico de gran riqueza natural y costumbrista, que hace sentir a todo el que llega de fuera, como uno más de este rincón inigualable y encantador.
Serranía turolense que ha albergado numerosas civilizaciones desde los tiempos más remotos, dejando evidentes señas de identidad prehistóricas, celtíberas, romanas y árabes, que podemos admirar en pleno siglo XXI.
Encierra rincones sorprendentes y únicos enmarcados en una impresionante y variada orografía, ocupando el tramo central del Sistema Ibérico, entre los Montes Universales y los valles altos de los ríos Jiloca y Turia. Testigo del nacimiento de los ríos Tajo, Cabriel, Gallo y Guadalaviar, evocando un paisaje virgen, apenas modificado por el hombre, que ha sabido adaptar su modo de vida respetando la naturaleza.
Flora y fauna se complementan para crear un espacio natural de gran prestigio, en el que destacan los bosques de coníferas que caracterizan sus paisajes, donde no faltan sabinas y rebollos, entre numerosa vegetación propia de las riberas en los fondos de los barrancos. Aunque son los Pinares de Rodeno los que más importancia han cobrado por su inmenso desarrollo e incalculable frondosidad, siendo en la actualidad “Paisaje Protegido”. Una magnífica variedad de animales silvestres habitan estos conjuntos naturales que se extienden por toda la Comarca de la Sierra de Albarracín, especies como ciervos y jabalíes, conejos, liebres, perdices y codornices, junto con nutrias y zorros, y numerosas truchas, que conviven en armonía en tan preciado paraje.
El ocio, la naturaleza y la geología se unen para el disfrute del visitante, ofreciendo actividades culturales y deportivas. La escalada, los paseos a caballo o el tiro
con arco son algunos de los retos que nos propone la Sierra de Albarracín para nuestro tiempo libre. También existen numerosos recorridos balizados para la práctica del senderismo y rutas confeccionadas para realizar en mountain bike.
La aportación cultural que nos ofrece la serranía nos enseña a descubrir innumerables pinturas rupestres (declaradas “Patrimonio de la Humanidad”), impresionantes muestras geológicas, espectaculares abrigos rocosos, grandiosos arcos en roca caliza, como esculpidos por la mano del hombre, verdadero capricho de la naturaleza. El trabajo manual del hombre sigue la huella del pasado, continua la elaboración de muestras artesanas que serán parte de la historia de la Sierra de Albarracín. Se trabaja el barro, la piedra, el hierro y el mimbre, entre otros.
Y también cobra especial importancia la mano del hombre en la cocina, aportando una calidad gastronómica propia de la buena mesa aragonesa. Estofado de ciervo, caldereta de cordero, conejo escabechado, migas, farinetas, gachas, ternasco de Aragón, gazpacho de pastor, revuelto de setas, truchas al vino,…. Platos sabrosos hechos con recetas simples pero exigentes en productos auténticos y de calidad. Sin olvidarnos de todos los productos derivados del cerdo, conservas, embutidos, acompañados siempre de buen pan y excelente vino.
Como cada rincón de Aragón, la Sierra de Albarracín posee tradiciones y fiestas  populares fieles a sus costumbres como la matanza del cerdo, las hogueras de San
Antón, la trashumancia, las romerías o los mayos (fiesta primaveral en la que los mozos van rondando a las mozas el primer día de mayo).
Antiguos macizos, sobrecogedores barrancos, innumerables ríos y atractivas especies faunísticas que comparten el espacio abierto con una espléndida variedad floral, se mezclan con la vida rural del día a día.


Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Archivos adjuntos:

Folleto Rutas 2009

Datos comarca
Sede: Pza. Compromiso, 8-9 - 50700 Caspe (Zaragoza)
Fax: 976 633 214