Noticias

Pulsar sobre la imagen para ampliar
La comarca de las Cinco Villas saca tarjeta roja al maltratador

Queremos hacer un llamamiento a todos los cincovilleses, a la rebelión colectiva de la ciudadanía contra la violencia de género: no podemos consentir que esta situación siga manteniéndose y debemos poner, todos y todas, nuestro más enérgico empeño en romper esta dinámica criminal, y proteger a las víctimas. A todas las víctimas.

A TRAVÉS VUESTRA PARTICIPACIÓN Y COMPROMISO OS INVITAMOS A FORMAR PARTE DE LA CAMPAÑA SACA TARJETA ROJA AL MALTRATADOR.

En lo que va de año, según fuentes del Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad a fecha 15 de noviembre,  62 mujeres  y  4 niños y niñas han sido asesinadas por  violencia machista, 24 han quedado en situación de orfandad como resultado de esa violencia. Y se calcula que, aproximadamente 800.000 criaturas sufren, en su entorno y con gran intensidad, la violencia de género. Se estima que 6 de cada 10 de estas niñas y niños presencian el maltrato hacia sus madres, siendo solo un 4% quienes reciben atención especializada.

Los malos tratos tienen unas consecuencias devastadoras para las mujeres que los sufren  y tienen repercusión directa en su salud física: contusiones, traumatismos, heridas, quejas somáticas, sangrado vaginal, aborto, enfermedades de transmisión sexual, trastornos gastrointestinales…, psicológica: depresión, ansiedad, anorexia o bulimia, abuso de drogas y psicofármacos, intento de suicidio… y social: pérdida de la familia y amistades, perdida del empleo…Además, sabemos que las niñas y niños que crecen en estos hogares padecen secuelas que pueden durarles toda la vida. Disminución del rendimiento escolar, insomnio,  pesadillas, fobias, ansiedad, agresividad..., son sólo algunas de las consecuencias para la salud de las niñas y niños que han convivido con  la violencia de género. Además, el  aprendizaje de modelos violentos y roles de género erróneos  pueden conducirles a repetir esas conductas, tanto en el papel de víctima como de agresor, con la consiguiente reproducción modelos violentos.

La violencia machista en general,  y en el marco de las relaciones de pareja en particular, es mucho más frecuente de lo que se piensa, no tiene edad ni estatus social, así como tampoco conoce de niveles culturales o posición económica. La violencia que afecta a mujeres de todas las edades se continúa silenciando y padres, padres, madres y amistades de mujeres violentadas desconocen lo que está sucediendo, hasta que un episodio de violencia más grave provoca la huída o la intervención de policía o urgencias médicas. En general, familia y amistades a penas pueden intuir la gravedad de la violencia.


Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Archivos adjuntos:

· Anexo

· Anexo

Noticias