Noticias

Pulsar sobre la imagen para ampliar
En pocos meses, y gracias al Plan de Dinamización del Producto Turístico, La Vera Cruz y el Cáliz del Compromiso volverán a la Colegiata de Caspe
La Comarca del Bajo Aragón-Caspe/Baix Aragó-Casp comenzó el 22 de noviembre las obras para la rehabilitación de este espacio, en las que invertirá 200.000 euros.

La Comarca Bajo Aragón-Caspe/Baix Aragó-Casp comenzó el 22 de noviembre las obras de rehabilitación de la capilla de la Vera Cruz de la colegiata Santa María la Mayor de Caspe. La ejecución del proyecto, que costará cerca de 200.000 euros, se incluye dentro de la segunda anualidad del Plan de Dinamización del Producto Turístico de la Comarca y permitirá que la Vera Cruz y el Cáliz del Compromiso sean visibles para los fieles y visitantes. 

Este espacio requería una intervención, ya que su último proyecto de remodelación se puso en marcha en 1991 y tras recuperar la cúpula se terminó el presupuesto. Las paredes del templo quedaron a medio picar y  la estampa que presentaba hasta el momento era algo pobre. Además, la capilla estaba gravemente afectada por humedades.

Las nuevas obras permitirán su restauración interior, la erradicación de dichas humedades y la adecuación del tabernáculo, donde volverán a lucir la Vera Cruz (que contiene el segundo fragmento más importante en tamaño del madero en el que se crucificó a Cristo) y el Cáliz del Compromiso (copa con la que se selló el acuerdo histórico).

Para ello, el proyecto contempla el cambio de los pavimentos, la instalación de un sistema de ventilación, la restauración y limpieza las gradas, peldaños y columnas y volver a pintar las paredes y la cúpula.

"Además, se instalarán medidas de seguridad importantísimas para poder exponer las dos reliquias sin que ocurra ningún tipo de incidente", cuenta Javier Sagarra, presidente de la Comarca. Se colocará una enorme reja de hierro en la entrada a la capilla y en el exterior de sus ventanas, se instalarán cámaras de seguridad, un sistema de localización de intrusos con detectores de contacto y una alarma conectada directamente con la Policía de Caspe.

Además de para proteger las reliquias, la capilla también se adecuará para poder mostrarlas adecuadamente. Con este fin, se reformará el antiguo tabernáculo y se le añadirá un expositor de vidrio, con paredes de un centímetro de grosor, y un elegante revestimiento interior de tela de terciopelo rojo. También se colocará una nueva instalación eléctrica, con lámparas y focos que iluminen las reliquias desde todos los ángulos.

"El objetivo de este proyecto es poner en valor la Vera Cruz de Caspe (la segunda más grande del mundo), poder mostrarla y convertirla en un atractivo turístico más", afirma Sagarra. Quien asegura además que "estas obras son un paso muy importante para lograr una eclosión en el turismo interior y para ayudar a luchar por conseguir un jubileo en la localidad".

Los trabajos se desarrollarán en colaboración con el Arzobispado de Zaragoza y estarán terminados en tres meses. 


Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Noticias